Caminar la tierra

Recuerdos de la infancia, folklore y polvareda.

Mi trabajo siempre me recuerda a mi padre. En cada nueva actividad que se me ocurre, de fondo suena su voz en una zamba de los Chalchaleros y se levanta flor de polvareda. Un hombre enamorado de Argentina que me mostró esos rincones que (hace muchos años) pocas personas visitaban. Mi madre le reprochaba que nos llevaba a lugares rústicos y abandonados, pero para él eran la esencia y el corazón de esos paisajes y su gente; era feliz hospedándose en un hotel familiar que demoraba una hora en traernos la milanesa más rica del mundo. Siempre cuento la anécdota del hotel en Belén, Catamarca (de momento la memoria me ha ocultado su nombre), en el que se nos subían ratones por los acolchados, y las arañas se peinaban junto a nosotros en el baño, ja ja. Tampoco olvido el sismo que nos sorprendió en el Museo Arqueológico Condor Huasi, tanto que sacudió algunos restos fósiles, ja ja ja ja. Hoy me atrevo a relatarlo con una carcajada de oreja a oreja, pero por aquellos tiempos… ¡qué susto! También regresan a mi paladar los quesos de cabra y el dulce de cayote (o alcayota) comprados en un puesto al costado de la ruta.

Belén, Catamarca. Foto tomada por la Secretaría de Turismo, Municipalidad de la Ciudad de Belén

Pues entonces, no creo que sea casualidad que una de las cosas que más me animen en la vida sea salir a caminar y descubrir más y más universos naturales.

¿Qué pudo ocurrir luego de estas fotografías? Seguí y seguí viajando. Y cuando no puedo hacerlo, intento recrear esos momentos en los alrededores del lugar donde vivo, y es increíble cómo siempre surgen seres y espacios naturales que no había observado, olido o escuchado antes.

Todo esto pensé mientras en la página web de la Escuela Herbolaria compartía la próxima actividad: Caminata Naturalista en la Reserva Ecológica de Vicente López. ¿La conoces? Si aún no la has visitado, esta será una hermosa oportunidad.

«La Reserva Ecológica de Vicente López es un refugio de vida silvestre en el Gran Buenos Aires y el hogar de una gran variedad de plantas, animales y hongos. Se ubica en Paraná y el río, en el barrio de La Lucila. Fue inaugurada en el año 2000 y tiene una superficie de 2,5 hectáreas. En sus 900 metros de senderos, podemos recorrer ambientes naturales como el pastizal, el talar, la selva marginal, el sauzal, el pantano y la laguna, que existían en Vicente López previo al avance de la urbanización.

La diversidad de plantas nativas le proporcionan protección y alimento a gran cantidad de aves e insectos. A lo largo del año, podemos observar más de 250 especies de aves y más de 80 especies de mariposas. En épocas cálidas, también podemos hallar lagartos overos tomando sol en los senderos y tortugas acuáticas en la laguna».

Municipio de Vicente López

El domingo 28 de julio, de 15.00 a 17.00, estaremos realizando una preciosa recorrida por la Reserva. Descubriremos plantas autóctonas y exóticas, cómo se comunican con el entorno, sus características, propiedades medicinales, y mucho más.

Las Caminatas Naturalistas forman parte de un programa basado en la Ecoterapia: la naturaleza como fuente creadora de salud física, psicológica y emocional. La observación, comprensión y contemplación del entorno natural como terapia transformadora de la vida.

Charlaremos, conoceremos especies vegetales y animales, compartiremos saberes y experiencias. Una propuesta diferente para despertar los sentidos, sanarnos a través del movimiento, en compañía y en contacto con la naturaleza.

Contenido de la caminata:

  • ¿Qué es un Biocorredor y por qué es tan importante?
  • Biodiversidad y especies nativas.
  • La metamorfosis de las plantas: claves sencillas para comprender el comportamiento vegetal. Su relación con el entorno, sus formas de movimiento, crecimiento y comunicación. Formas de las plantas y formas de las hojas, entre otros temas.
  • Foto-botánica: retratar la belleza en todos los estadíos de la vida vegetal.

¿Qué incluye?

  • PDF con el contenido teórico visto en la caminata.
  • Sobre el final del recorrido, te llevarás un pequeño obsequio naturalista hecho a mano para tu hogar.

Valor de intercambio: $ 2500/ USD 30. Para niños, miembros del Diario de una Naturalista y quienes hayan realizado o se encuentren realizando cursos o talleres en la Escuela Herbolaria, la caminata es gratuita.

Facilita: Eleonora Diez. Ingresando aquí podrás saber un poco sobre mí: ¿Quién soy?

¡Te espero!

Bella música para acompañar la lectura (¡y las caminatas!):

Los Chalchaleros, Paisajes de Catamarca
Diario de una Naturalista

Divulgadora naturalista. Especialista en plantas medicinales. Escribe sobre naturaleza y arte. Autora de los libros de poesía Aguas negras y Alimento para la fe del cuerpo.

Deja un comentario

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Desarrollo Web Efemosse
RSS
Follow by Email